Nota en Noticias UNGS

Acá les dejamos la nota que escribo Leonardo Fernandez sobre la exposición, que ahora estará en la UNGS de junio a julio del 2019 (link).

EXPOSICIÓN.

Los espacios de la memoria son huellas palpables del terrorismo de Estado en Argentina. No obstante, la memoria de los tiempos de la dictadura puede ser una experiencia que transmiten otros espacios: al caminar ciertos parques, al transitar alguna autopista, al arrojar la basura lejos de nuestras narices, al contemplar el paisaje de la pampa o el Río de la Plata, o incluso al leer ciertas normas que regulan la edificación y los usos de la tierra. Todas estas experiencias territoriales producen sentidos que nos proyectan quizás a otras formas represivas acontecidas durante la última dictadura cívico-militar.

Son precisamente esas y otras imágenes las que reúne la exposición “La violencia en el espacio”, que, después de exhibirse en los centros culturales Fontanarrosa de Rosario y Haroldo Conti de Buenos Aires, se presenta a partir de mes de junio en el Multiespacio Cultural de la UNGS. Se trata de una instalación que reúne tres décadas de trabajos académicos, museográficos y artísticos con una abundante producción acerca de proyectos territoriales gestados durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983). Entre ellos, programas de erradicación de “villas miseria”, creación de pueblos estratégicos, rediseño de espacios públicos, construcción de autopistas, instalación de parques de diversiones, readecuación de estadios y ciudades para la “fiesta mundialista”, y muchos otros.

La exposición, que reúne imágenes, textos y materiales audiovisuales de un colectivo de artistas y académicos que estudian el tema, fue posible gracias a la coordinación general de Pamela Colombo (profesora del Departamento de Sociología a la Université Laval de Québec e investigadora del IRIS-EHESS de París) y Carlos Salamanca (investigador CONICET en el CURDIUR de la UNR, Rosario), así como del apoyo de una red de instituciones y colaboradores.

La curaduría reviste alcance nacional y propone especialmente, para la instalación de la UNGS, una cartografía de experiencias del noroeste del conurbano. Se puede explorar el origen de diversos proyectos urbanos y regionales, pero también las formas que en la actualidad la sociedad utiliza esos espacio. Entre muchas otras imágenes aparecen asentamientos en José C. Paz que nacieron al fragor de las erradicaciones de población villera expulsada de la geografía porteña. También nos proyecta desde la génesis del Cinturón Ecológico hasta los actuales rellenos de basura, acumulados en la jurisdicción castrense de Campo de Mayo, entre tantas otras experiencias.

La exposición consta de 5 módulos que proponen un recorrido en el espacio con diversos sentidos temáticos: espacios a gran escala, espacios de expulsión, espacios de la vida, de esparcimiento, ecologismo y naturaleza. Cada módulo revela una impronta específica en tanto gran experimento social. Representan la contracara de una dictadura “modernizante”, “creadora” y “productiva”, la misma de los espacios de la muerte y del terror estatal que llegó al extremo de la desaparición sistemática de miles de personas eliminadas de esos proyectos de ciudad y de sociedad.

“La violencia en el espacio” nos interpela con una idea sugestiva: percibir las formas represivas de la dictadura a través de diversos espacios para la diversión, el esparcimiento, la naturaleza, entre otros proyectos urbanos. Es decir, llama a reflexionar sobre las múltiples formas del poder dictatorial que no se expresan a través de la represión física, acaso porque no sería posible someter a toda la sociedad con el monopolio de la violencia. Y es que, como advertía Foucault, el poder se hace más perdurable en el tiempo con el uso de dispositivos espaciales que causan placeres, forman conocimiento y producen discursos. En síntesis: un tipo de represión menos costosa y más efectiva para el disciplinamiento social. En este sentido, esta muestra intenta evidenciar las diversas formas que se ensayaron durante el autoritarismo de Estado.

La muestra se inaugurará el Martes 11 de junio a la 16:00, en el Multiespacio de la UNGS, con una mesa de debate sobre memoria, territorio y actualidad. Esta actividad se realiza en el marco del ciclo de charlas “Territorio, democracia y nuevos desafíos ante la coyuntura actual”, organizado por el Profesorado de Geografía del Instituto del Conurbano y el Programa interinstituto “Empleo, Trabajo y Producción”.

Leonardo Fernández

 

EXHIBITION

VIOLENCE IN SPACE. Urban and territorial policies during the civil-military dictatorship in Argentina (1976-1983)

General coordination of the exhibition

Pamela Colombo[Professor at the Department of Sociology, Université Laval (Québec), and associate researcher at the IRIS-EHESS, (Paris)]

Carlos Salamanca[Researcher at the Conicet, CURDIUR-UNR (Rosario), Director of the program “Spaces, politiques, societies” (CEI-UNR)]

Organizing institutions

  • Institut de Recherche Interdisciplinaire sur les Enjeux Sociaux (IRIS), École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS, Francia)
  • Programa “Espacios, Políticas, Sociedades” (Centro de Estudios Interdisciplinarios, Universidad Nacional de Rosario)
  • Proyecto Europeo Marie Skłodowska-Curie “Violent settlements: strategic villages and clandestine burial sites in Latin America” (H2020-MSCA-IF-2014-GF, No. 654923) (Francia)
  • Université Laval, Département de Sociologie (Canada)

Collaborating institutions

  • Archivo General de la Nación
  • Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad Nacional de Rosario
  • Instituto de Investigaciones Gino Germani, Universidad de Buenos Aires
  • Memoria Abierta
  • Núcleo de Estudios sobre Memoria, Instituto de Desarrollo Económico y Social
  • Secretaria de Derechos Humanos, Universidad Nacional de Rosario
  • Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires
  • Revista Clepsidra

Grafic desing:Juan Manuel del Mármol (Centro Cultural Haroldo Conti)

Contributors:

Gabriela Águila, Gabriela Álvarez, Carla Bertotti, Mara Burkart, Eva Camelli, Gonzalo Conte,Leandro Daich Varela, Mercedes Di Virgilio, Juan Manuel Díaz, Valeria Duran, Leonardo Fernández, Gustavo Fernetti, Victoria Fini, Néstor Frenkel, Cecilia Galimberti, Victoria Gesualdi, Alejandro Hartmann, Federico Houllé, Guillermo Jajamovich, Vanina Lekerman, Laura Luciani, María Maneiro, Andrea Mastrangelo, Carlos Masotta, Luján Menazzi, Gian Paolo Minelli, Mercedes Najman Santiago Nardin, Javier Núñez, Martin Oesterheld, Victoria Pierini, María Pirsch, Ana Sánchez Trolliet, Valeria Snitcofsky, Carmelo Sardinas Ullpu, Eduardo Santellán, Gabriela Tavella, Sandra Tolosa, Marina Wertheimer.

prog_mano_violencia_en_el_espacio_ingles

PRESENTATION

Programs for eradication of “shantytowns”, construction of highways, creation of “strategic villages”, redesign of public spaces, construction of stadiums and redesign of cities for the “World Cup 1978”: these are some of the territorial and urban projects carried out during the civil-military dictatorship in Argentina (1976-1983) that this exhibition examines. A spatial reorganization carried out at all scales and in all regions of the country, which had impacted on the population and transformed Argentina’s society in a lasting manner.

This exhibition explores the genesis of these urban projects, but also the way in which societies had inherited, but also remember and use these infrastructure in present days. All these urban projects are today a material legacy with which we live: on the one hand, as a condition of the possibility of uneven accumulation of goods, services, land and resources, on the other hand, as part of processes of impoverishment, exclusion and marginalization.

It is not the monument, the stadium or the building itself that we invite you to look at this exhibition. There was no a “productive” dictatorship that created buildings and modernization, distinct and separate from the one that carried out the systematic disappearance of thousands of people. This exhibition explores a form of government in which violence was a constitutive element and where, at the same time as the system of forced disappearance was designed and spaces of life were the object of permanent vigilance, they also organized children’s fairs, the soccer world-cup, the “good management” of garbage, cultural heritage and tourism. There was no a government of violence and another one that was “productive”. There was only one government that inscribed violence in space and that made space the medium to authoritatively create a new society.

LA VIOLENCE DANS L’ESPACE. POLITIQUES URBAINES ET TERRITORIALES DURANT LA DICTATURE CIVILO-MILITAIRE EN ARGENTINE (1976-1983)

23 mars – mai 31, 2019. Inauguration : Samedi 23/17 hs. Centro Cultural Haroldo Conti, Buenos Aires

Coordination générale de l’exposition

Pamela Colombo, professeure adjointe au Département de Sociologie à l’Université Laval (Québec) et chercheuse associée au laboratoire IRIS-EHESS (Paris)

Carlos Salamanca, chercheur adjoint CONICET, CURDIUR-UNR (Rosario), directeur du programme « Espaces, politiques, sociétés » (CEI-UNR)

Présentation de l’exposition 

Programmes d’éradication de « bidonvilles », construction d’autoroutes, création de villages stratégiques, réaménagement d’espaces publics, construction de stades et réadaptation de villes pour la « Coupe du monde 78’ » : ce sont quelques-uns des projets urbains et territoriaux, édifiés durant la dictature militaire en Argentine (1976-1983), que cette exposition examine. Une réorganisation spatiale réalisée à toutes les échelles et dans toutes les régions du pays, qui a eu un impact direct sur une large partie de la population, transformant de manière durable la société argentine.

L’analyse des politiques de création et modification spatiale menées par la dictature permet de comprendre le « monde nouveau » que l’Armée s’est proposé de construire. Cette exposition explore la genèse de ces projets urbains, mais aussi la manière dont les sociétés héritent, se souviennent et utilisent ces infrastructures à l’heure actuelle. Tous ces projets urbains constituent aujourd’hui un héritage matériel avec lequel nous habitons : d’une part, comme condition de possibilité de processus d’accumulation inégale de biens, de services, de terres et de ressources; d’autre part, dans le cadre de processus d’appauvrissement, d’exclusion et de marginalisation. Cependant, ces espaces ne constituent pas une structure fixe et la société a parfois réussie à modifier ou à donner d’autres usages ou d’autres sens à ces lieux et, même pendant les années de dictature, il y a eu aussi des cas de résistance collective que cette exposition met en valeur.

De plus, cette exposition démontre comment on retrouve la violence non seulement dans les caractéristiques mêmes de ces programmes urbains, mais également dans sa mise en œuvre. Les parcs ou les habitations collectifs conçus et construits par imposition, sans consensus ni contrôle, ne sont pas seulement des infrastructures, mais des évidences matérielles et spatiales d’un régime qui souhaitait réorganiser la ville et la campagne de manière radicale. Les déplacements et les expulsions de populations, aussi bien que l’appropriation des terres ou des logements, sont des expressions spatiales de violations au droit au travail, à la santé, à un environnement propre et sain. Ces violations ont des effets sociaux concrets : il y a des personnes déplacées, dépossédées de ses biens, empêchées d’avoir accès aux ressources nécessaires pour se reproduire. Cette exposition montre qu’il existe des situations d’injustice spatiale produites ou renforcées par des politiques menées dans ce contexte autoritaire.

Ce n’est pas le monument, le stade ou le bâtiment lui-même que nous vous invitons à regarder dans cette exposition. La dictature qui a produit des bâtiments et mis en place des projets de “modernisation”, n’est pas différente de celle qui a mené la disparition systématique de milliers de personnes. Cette exposition explore une forme de gouvernement dont la violence est un élément constitutif. De façon parallèle à la conception d’espaces de disparition forcée et de l’implémentation d’un régime de terreur dans la société, ils ont été aussi programmés des foires pour les enfants, un coup du monde, la réorganisation de la gestion des déchets, du patrimoine culturel ou du tourisme.

Il n’y a pas eu un gouvernement de violence et un autre productif. Il y a eu un seul gouvernement qui a inscrit la violence dans l’espace et qui a voulu faire de l’espace le lieu et le milieu dans la construction autoritaire d’une nouvelle société.

Pour tout renseignement complémentaire :

  • Pamela Colombo : pamela.colombo@soc.ulaval.ca
  • Carlos Salamanca: salamanca.carlos@gmail.com

 

Sección 5: Ecologismo y naturaleza

Imagen de la Reserva Ecológica Costanera Sur. La reserva fue creada sobre los escombros de casas destruidas para construir las autopistas durante la dictadura. Fotografía: Carlos Salamanca, 2018.

Una particular lectura del llamado “ecologismo” fue aplicada por la dictadura como eco del interés ambiental que por esos años se expandía en todo el mundo. Se crearon así nuevos parques nacionales y represas, se habilitó y a veces se restringió el acceso y uso de cursos de agua, y nuevas políticas en el manejo de las basuras o de los líquidos cloacales fueron aplicadas. A diferentes escalas y en diversas regiones, el gobierno militar a través de medidas administrativas, obras de infraestructura y políticas de planificación, proyectó un tipo de desarrollo en el que la naturaleza ocupaba un lugar importante.

En los discursos gubernamentales de la época encontramos dos principios que se constituyen y alimentan mutuamente: por un lado, la contaminación como una amenaza letal y moral para la sociedad. Por el otro, la consciencia ambiental como promesa de sanación. Los ríos y las ciudades, agonizantes y enfermos, debían ser expurgados y purificados de las enfermedades que los aquejan. La contaminación se convertía así en un enemigo a derrotar y la protección ambiental como una restauración de dimensiones épicas.

Las palabras construyen la realidad y las metáforas bélicas y médicas pueblan las imágenes y los discursos públicos asociados a la naturaleza. Bajo lemas como “mejorar la calidad de vida” se trataba de conquistar, dominar y rediseñar la naturaleza para el crecimiento y la producción económica, exponerla para el esparcimiento y el turismo y, finalmente, reorganizarla al servicio del “desarrollo y la seguridad nacional”.

Estas nuevas preocupaciones ambientales y las sensibilidades ecológicas se vieron condicionadas por cuestiones de clase social, beneficio económico y racismo que se expresaron en la distribución desigual de costos y beneficios en el espacio. El mejoramiento de la calidad de vida para unos implicó el perjuicio ambiental de otros, y bajo la idea de beneficios de apariencia universal se escondían pasivos ambientales que fueron distribuidos desigualmente entre la población. Grandes emporios industriales y productores agrícolas se vieron beneficiados por la construcción de obras de infraestructura o la creación de parque nacionales. Los habitantes de la capital, por su parte, resultaron merecedores de un “ambiente más sano”. Mientras tanto, la basura, las aguas servidas o las inundaciones fueron “relocalizadas” del centro a la periferia sentando las bases para situaciones de desigualdad y sufrimiento ambiental para miles de personas que se perpetúan aún en la actualidad. Con este modelo de protección y cuidado ambiental, el gobierno militar agudizó las situaciones de desigualdad social existentes y generó otras nuevas, sentó las bases para desequilibrios territoriales y para el desarrollo de una sociedad en el que tanto los bienes de la naturaleza como los perjuicios ambientales fueron distribuidos de manera diferenciada. 

Sede de la Central del Aborigen. Colonia Aborigen Chaco, Provincia del Chaco. Antigua Sede de las Oficinas de Administración de la Reducción de Indios de Napalpi. Foto: Carlos Salamanca, 2007.

 

 

Sección 4: Espacios de esparcimiento

Torre espacial del ex parque Interama. Foto: María del Rosario Costa (2013). Investigador: Leonardo Fernandez.

A través de un complejo y diverso conjunto de construcciones, edificaciones, ceremonias públicas, festivales, conmemoraciones e incluso, certámenes deportivos, el gobierno militar impuso un amplio repertorio de “distracciones” y quiso hacer de la sociedad misma un espectáculo de adscripción al régimen.

Entre los diferentes tipos de proyectos urbanos y arquitectónicos destinados al “esparcimiento” de la población, se encuentran la construcción de plazas, parques de atracciones, monumentos, estadios deportivos y zoológicos. Se fomentó un supuesto folklore “nacional” legítimo y un pasado compartido. Se impulsaron también espectáculos deportivos y artísticos que intentaban reproducir determinadas ideas de felicidad, salud y bienestar. Dentro de estos actos públicos, se fomentaron también los homenajes a símbolos y efemérides nacionales.

Los medios de comunicación contribuyeron activamente a la construcción de esta realidad paralela. El Mundial de fútbol fue presentado como prueba de apoyo popular a la dictadura, pero también como un hito de entrada definitiva a la “modernidad internacional”. La producción incesante de propaganda en torno al Mundial de fútbol de 1978 intentaba acallar las demandas internacionales por las violaciones a los derechos humanos en el país.

El pasado también fue objeto de manipulación con fines de “divertimento”. La “Conquista del Desierto” fue convertida en clave interpretativa del presente. Las poblaciones indígenas fueron negadas en tanto tales y algunos de sus más destacados legados materiales fueron manipulados para volverlos mercaderías susceptibles de ser explotadas en los circuitos turísticos.

Desde la intimidad del espacio doméstico hasta los espectáculos de gran envergadura, desde las regiones más apartadas al pleno centro de la Capital, la dictadura unió deliberadamente sociedad y espectáculo, contracara cínica del terrorismo de Estado que se expandía a todos los rincones del país.

La prensa apoyó fuertemente la campaña de propaganda militar que se montó a partir del Mundial de fútbol de 1978. Portada de la Revista Somos No. 2(93) 30 de junio de 1978.

Sección 3: Espacios de vida

Plano del pueblo Teniente Berdina. Detalle de la obra realizada en el marco del “Plan de Reubicación Rural”, Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano, s/f. Investigadora: Pamela Colombo.

De manera paralela a la represión y desaparición de miles de personas, la dictadura cívico-militar intentó también pensar, diseñar y construir “espacios de vida”. Para ello, el régimen operó a todas las escalas: desde el diseño y la construcción de complejos de vivienda, barrios y pueblos enteros, hasta la implementación de políticas de desarrollo territorial que impactaron en el comportamiento de los cuerpos y las relaciones familiares, como así también en la creación de políticas que enarbolaban ideas dichas de “progreso” y “bienestar”.  El objetivo de crear un espacio “moderno” y “bien urbanizado”, atravesó muchos de los proyectos de construcción de hábitat durante la dictadura militar argentina.

En algunas regiones periféricas, las viviendas rurales -llamadas “ranchos”- fueron asociadas con lo indeseable, de tal forma que los planes gubernamentales para su erradicación fueron también programas de “mejoramiento moral” que se proyectaron sobre sus poblaciones. En las zonas rurales consideradas “amenazantes”, se llegaron a crear pueblos enteros como herramientas de contra-insurgencia para quebrar el apoyo civil a los movimientos guerrilleros.

En diferentes regiones y ciudades del país se intentó refundar una cierta idea de Nación a través de nombres de héroes y heroínas que se consideraban portadores de valores “correctos” y “trascendentes”. En la ciudad de Buenos Aires, se edificaron proyectos de vivienda destinados a integrantes de las fuerzas de seguridad en los mismos lugares de donde los militares habían erradicado villas.

Casas pertenecientes al pueblo estratégico de Fuerte Esperanza, que fue construido en 1978 en el medio de El Impenetrable chaqueño. Septiembre 2016. Fotografa:
Pamela Colombo.

El cambio radical de hábitat fue acompañado de la creación forzada de un “ciudadano modelo” destinado a habitar estos nuevos espacios. En algunos casos se buscó regular rutinas familiares, enseñarle a la población relocalizada a usar “correctamente” el baño y la cocina, obligarla a hacer deporte, o asistir a cursos de manualidades y folclore. En otros, fueron los comportamientos regulados de los jóvenes a la noche, los cortes de pelo, la música que escuchaban, o la ropa que debían portar. En la periferia de la ciudad de Buenos Aires se edificaron complejos habitacionales para que quienes habían sido expulsados de los barrios informales “aprendieran” a vivir en la ciudad. El control entró de lleno en la esfera del espacio privado.

El espacio urbano, pensado y diseñado hasta en su más mínimo detalle fue presentado como la posibilidad de volver “real” un sueño de modernidad que finalmente llegaría, edificando una nueva capital y re-organizando los espacios “marginales” de la Nación. Como telón de fondo de estas grandes transformaciones y como una presencia siempre latente del dispositivo represivo, los espacios de vida fueron objeto de vigilancia permanente.

Sección 2: Espacios de expulsión

Escombros de la villa 29 del “Bajo Belgrano” luego del proceso de erradicación.
Ciudad de Buenos Aires. Sin autor, sin fecha. Fuente: Centro de Documentación
y Biblioteca del Instituto de la Vivienda de la Ciudad. Investigadora: Valeria Snitkovsky.

Convirtiéndose en objeto principal del proceso de reorganización nacional y protagonistas involuntarios de una utopía autoritaria, comunidades y grupos sociales de todo el país fueron objeto de desalojos, expulsiones, desplazamientos y relocalizaciones en contextos urbanos y rurales, tanto a escala local como escala nacional y regional. Estos procesos de expulsión afectaron principalmente villas y asentamientos informales. Pero también impactaron comunidades y poblaciones campesinas, indígenas, de migrantes, obreros y clases medias, asentadas en zonas urbanas y peri-urbanas. Aunque con diferentes niveles de sistematicidad, amplitud e intensidad, en cada caso podemos hablar de prácticas que marcaron y reconfiguraron de manera radical los territorios y las relaciones sociales.

Los espacios de expulsión se convirtieron en “lienzos vacíos” donde se intentó construir la infraestructura “necesaria” para edificar un “nuevo país”. Con inusitada rapidez, se construyeron en estos espacios “vaciados” autopistas, plazas y parques, edificios, incluso se llegó a planificar la creación de un parque zoológico.

Los Núcleos Habitacionales Transitorios (NHT) construidos durante la dictadura
de Juan Carlos Onganía (1966-1970), consistían en unas casillas precarias, sin servicios, ni infraestructura, donde eran destinados los habitantes expulsados de las “villas de emergencia” . La dictadura de 1976 a 1983 reutilizó estos espacios con el mismo fin. Con el tiempo, estos NHT devinieron viviendas definitivas adquiriendo las mismas características de las villas que los militares se habían propuesto erradicar. Zavaleta, CABA , 2007. Foto: Vanina Lekerman.

El gobierno militar no desplegó su poder de manera uniforme en todas las regiones o en todas las ciudades del país. Hay zonas que concibió como destinadas a ser “conquistadas”, exaltadas o “domesticadas”, mientras que otras podían ser abandonadas o sacrificadas en aras de un objetivo mayor. Dentro de este proceso de reconfiguración socio-espacial se construyó la idea que determinados sujetos, a los ojos de las autoridades, merecían ser reinscritos en lugares centrales. Surgieron así nuevas versiones de centros, tanto en términos espaciales como en relación a nuevas subjetividades y jerarquías sociales que se quiso crear o refrendar. En otras ocasiones, por el contrario, se consideró que había poblaciones que “merecían” ser expulsadas, borradas y localizadas en otro lugar. Estos procesos relacionados de acumulación y de despojo dejaron marcas indelebles en los espacios y en las vidas de cientos de miles de argentinos.

Sección 1: Diseño y construcción a gran escala

Revista HUM®, número 54, marzo 1981, p.13. Dibujante: Fati. Investigadora: Mara Burkart.

A través del espacio y las políticas de ordenamiento territorial, el gobierno militar se propuso modificar determinadas prácticas sociales. Los proyectos diseñados y realizados a gran escala son la expresión del militar planificador que zonifica, prioriza, y ordena la ciudad y el territorio con la idea de educar y  reformar la sociedad. Megaproyectos de infraestructura son realizados con una rapidez inusitada porque se llevan a cabo sin consenso, acallando con violencia las resistencias, y expulsando a quien sea necesario en aras de un “objetivo mayor”.

En los proyectos a gran escala realizados durante la dictadura, las autopistas y las avenidas aparecen como modo de reconfiguración espacial que permitiría conectar rápidamente diferentes puntos del territorio nacional y a la vez hacer más “eficiente” el mercado. Se construyeron también rutas que tenían valor estratégico militar, cuyo propósito era no sólo mejorar la accesibilidad a ciertos territorios “rebeldes” sino consolidar nuevas fronteras. Otros proyectos tuvieron un impacto radical sobre la geografía, como lo fue por ejemplo la construcción de represas que inundaron grandes extensiones de tierra y obligaron a cientos de personas a dejar sus casas y desplazarse hacia nuevas localizaciones.

Fotos de cuando el agua baja y los escombros de la vieja Federación aparecen. Marzo 2006, Federación, Entre Ríos. Fotógrafo: Néstor Frenkel.

La dictadura militar desarrolló también medidas que buscaban modificar la percepción de la población frente al territorio nacional. Se impulsaron así políticas para promover una idea de soberanía y de exaltación del territorio nacional a partir del control de las formas en que se representaba en mapas e imágenes.

Muchas de estas políticas de reconfiguración espacial fueron atravesadas por lo que se conoce como programas de “acción cívica militar” en donde la misma creación de infraestructura era considerada como un instrumento de contra-insurgencia que ayudaría a quebrar el vínculo entre la población civil y los movimientos revolucionarios. Esta infraestructura fue muchas veces el escenario de actividades “lúdicas” y de esparcimiento organizadas por el Ejército cuyo objetivo principal era la cooptación de la población.