Sección 1: Diseño y construcción a gran escala

Revista HUM®, número 54, marzo 1981, p.13. Dibujante: Fati. Investigadora: Mara Burkart.

A través del espacio y las políticas de ordenamiento territorial, el gobierno militar se propuso modificar determinadas prácticas sociales. Los proyectos diseñados y realizados a gran escala son la expresión del militar planificador que zonifica, prioriza, y ordena la ciudad y el territorio con la idea de educar y  reformar la sociedad. Megaproyectos de infraestructura son realizados con una rapidez inusitada porque se llevan a cabo sin consenso, acallando con violencia las resistencias, y expulsando a quien sea necesario en aras de un “objetivo mayor”.

En los proyectos a gran escala realizados durante la dictadura, las autopistas y las avenidas aparecen como modo de reconfiguración espacial que permitiría conectar rápidamente diferentes puntos del territorio nacional y a la vez hacer más “eficiente” el mercado. Se construyeron también rutas que tenían valor estratégico militar, cuyo propósito era no sólo mejorar la accesibilidad a ciertos territorios “rebeldes” sino consolidar nuevas fronteras. Otros proyectos tuvieron un impacto radical sobre la geografía, como lo fue por ejemplo la construcción de represas que inundaron grandes extensiones de tierra y obligaron a cientos de personas a dejar sus casas y desplazarse hacia nuevas localizaciones.

Fotos de cuando el agua baja y los escombros de la vieja Federación aparecen. Marzo 2006, Federación, Entre Ríos. Fotógrafo: Néstor Frenkel.

La dictadura militar desarrolló también medidas que buscaban modificar la percepción de la población frente al territorio nacional. Se impulsaron así políticas para promover una idea de soberanía y de exaltación del territorio nacional a partir del control de las formas en que se representaba en mapas e imágenes.

Muchas de estas políticas de reconfiguración espacial fueron atravesadas por lo que se conoce como programas de “acción cívica militar” en donde la misma creación de infraestructura era considerada como un instrumento de contra-insurgencia que ayudaría a quebrar el vínculo entre la población civil y los movimientos revolucionarios. Esta infraestructura fue muchas veces el escenario de actividades “lúdicas” y de esparcimiento organizadas por el Ejército cuyo objetivo principal era la cooptación de la población.