Sección 2: Espacios de expulsión

Escombros de la villa 29 del “Bajo Belgrano” luego del proceso de erradicación.
Ciudad de Buenos Aires. Sin autor, sin fecha. Fuente: Centro de Documentación
y Biblioteca del Instituto de la Vivienda de la Ciudad. Investigadora: Valeria Snitkovsky.

Convirtiéndose en objeto principal del proceso de reorganización nacional y protagonistas involuntarios de una utopía autoritaria, comunidades y grupos sociales de todo el país fueron objeto de desalojos, expulsiones, desplazamientos y relocalizaciones en contextos urbanos y rurales, tanto a escala local como escala nacional y regional. Estos procesos de expulsión afectaron principalmente villas y asentamientos informales. Pero también impactaron comunidades y poblaciones campesinas, indígenas, de migrantes, obreros y clases medias, asentadas en zonas urbanas y peri-urbanas. Aunque con diferentes niveles de sistematicidad, amplitud e intensidad, en cada caso podemos hablar de prácticas que marcaron y reconfiguraron de manera radical los territorios y las relaciones sociales.

Los espacios de expulsión se convirtieron en “lienzos vacíos” donde se intentó construir la infraestructura “necesaria” para edificar un “nuevo país”. Con inusitada rapidez, se construyeron en estos espacios “vaciados” autopistas, plazas y parques, edificios, incluso se llegó a planificar la creación de un parque zoológico.

Los Núcleos Habitacionales Transitorios (NHT) construidos durante la dictadura
de Juan Carlos Onganía (1966-1970), consistían en unas casillas precarias, sin servicios, ni infraestructura, donde eran destinados los habitantes expulsados de las “villas de emergencia” . La dictadura de 1976 a 1983 reutilizó estos espacios con el mismo fin. Con el tiempo, estos NHT devinieron viviendas definitivas adquiriendo las mismas características de las villas que los militares se habían propuesto erradicar. Zavaleta, CABA , 2007. Foto: Vanina Lekerman.

El gobierno militar no desplegó su poder de manera uniforme en todas las regiones o en todas las ciudades del país. Hay zonas que concibió como destinadas a ser “conquistadas”, exaltadas o “domesticadas”, mientras que otras podían ser abandonadas o sacrificadas en aras de un objetivo mayor. Dentro de este proceso de reconfiguración socio-espacial se construyó la idea que determinados sujetos, a los ojos de las autoridades, merecían ser reinscritos en lugares centrales. Surgieron así nuevas versiones de centros, tanto en términos espaciales como en relación a nuevas subjetividades y jerarquías sociales que se quiso crear o refrendar. En otras ocasiones, por el contrario, se consideró que había poblaciones que “merecían” ser expulsadas, borradas y localizadas en otro lugar. Estos procesos relacionados de acumulación y de despojo dejaron marcas indelebles en los espacios y en las vidas de cientos de miles de argentinos.