Sección 3: Espacios de vida

Plano del pueblo Teniente Berdina. Detalle de la obra realizada en el marco del “Plan de Reubicación Rural”, Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano, s/f. Investigadora: Pamela Colombo.

De manera paralela a la represión y desaparición de miles de personas, la dictadura cívico-militar intentó también pensar, diseñar y construir “espacios de vida”. Para ello, el régimen operó a todas las escalas: desde el diseño y la construcción de complejos de vivienda, barrios y pueblos enteros, hasta la implementación de políticas de desarrollo territorial que impactaron en el comportamiento de los cuerpos y las relaciones familiares, como así también en la creación de políticas que enarbolaban ideas dichas de “progreso” y “bienestar”.  El objetivo de crear un espacio “moderno” y “bien urbanizado”, atravesó muchos de los proyectos de construcción de hábitat durante la dictadura militar argentina.

En algunas regiones periféricas, las viviendas rurales -llamadas “ranchos”- fueron asociadas con lo indeseable, de tal forma que los planes gubernamentales para su erradicación fueron también programas de “mejoramiento moral” que se proyectaron sobre sus poblaciones. En las zonas rurales consideradas “amenazantes”, se llegaron a crear pueblos enteros como herramientas de contra-insurgencia para quebrar el apoyo civil a los movimientos guerrilleros.

En diferentes regiones y ciudades del país se intentó refundar una cierta idea de Nación a través de nombres de héroes y heroínas que se consideraban portadores de valores “correctos” y “trascendentes”. En la ciudad de Buenos Aires, se edificaron proyectos de vivienda destinados a integrantes de las fuerzas de seguridad en los mismos lugares de donde los militares habían erradicado villas.

Casas pertenecientes al pueblo estratégico de Fuerte Esperanza, que fue construido en 1978 en el medio de El Impenetrable chaqueño. Septiembre 2016. Fotografa:
Pamela Colombo.

El cambio radical de hábitat fue acompañado de la creación forzada de un “ciudadano modelo” destinado a habitar estos nuevos espacios. En algunos casos se buscó regular rutinas familiares, enseñarle a la población relocalizada a usar “correctamente” el baño y la cocina, obligarla a hacer deporte, o asistir a cursos de manualidades y folclore. En otros, fueron los comportamientos regulados de los jóvenes a la noche, los cortes de pelo, la música que escuchaban, o la ropa que debían portar. En la periferia de la ciudad de Buenos Aires se edificaron complejos habitacionales para que quienes habían sido expulsados de los barrios informales “aprendieran” a vivir en la ciudad. El control entró de lleno en la esfera del espacio privado.

El espacio urbano, pensado y diseñado hasta en su más mínimo detalle fue presentado como la posibilidad de volver “real” un sueño de modernidad que finalmente llegaría, edificando una nueva capital y re-organizando los espacios “marginales” de la Nación. Como telón de fondo de estas grandes transformaciones y como una presencia siempre latente del dispositivo represivo, los espacios de vida fueron objeto de vigilancia permanente.