Sección 4: Espacios de esparcimiento

Torre espacial del ex parque Interama. Foto: María del Rosario Costa (2013). Investigador: Leonardo Fernandez.

A través de un complejo y diverso conjunto de construcciones, edificaciones, ceremonias públicas, festivales, conmemoraciones e incluso, certámenes deportivos, el gobierno militar impuso un amplio repertorio de “distracciones” y quiso hacer de la sociedad misma un espectáculo de adscripción al régimen.

Entre los diferentes tipos de proyectos urbanos y arquitectónicos destinados al “esparcimiento” de la población, se encuentran la construcción de plazas, parques de atracciones, monumentos, estadios deportivos y zoológicos. Se fomentó un supuesto folklore “nacional” legítimo y un pasado compartido. Se impulsaron también espectáculos deportivos y artísticos que intentaban reproducir determinadas ideas de felicidad, salud y bienestar. Dentro de estos actos públicos, se fomentaron también los homenajes a símbolos y efemérides nacionales.

Los medios de comunicación contribuyeron activamente a la construcción de esta realidad paralela. El Mundial de fútbol fue presentado como prueba de apoyo popular a la dictadura, pero también como un hito de entrada definitiva a la “modernidad internacional”. La producción incesante de propaganda en torno al Mundial de fútbol de 1978 intentaba acallar las demandas internacionales por las violaciones a los derechos humanos en el país.

El pasado también fue objeto de manipulación con fines de “divertimento”. La “Conquista del Desierto” fue convertida en clave interpretativa del presente. Las poblaciones indígenas fueron negadas en tanto tales y algunos de sus más destacados legados materiales fueron manipulados para volverlos mercaderías susceptibles de ser explotadas en los circuitos turísticos.

Desde la intimidad del espacio doméstico hasta los espectáculos de gran envergadura, desde las regiones más apartadas al pleno centro de la Capital, la dictadura unió deliberadamente sociedad y espectáculo, contracara cínica del terrorismo de Estado que se expandía a todos los rincones del país.

La prensa apoyó fuertemente la campaña de propaganda militar que se montó a partir del Mundial de fútbol de 1978. Portada de la Revista Somos No. 2(93) 30 de junio de 1978.