Sección 5: Ecologismo y naturaleza

Imagen de la Reserva Ecológica Costanera Sur. La reserva fue creada sobre los escombros de casas destruidas para construir las autopistas durante la dictadura. Fotografía: Carlos Salamanca, 2018.

Una particular lectura del llamado “ecologismo” fue aplicada por la dictadura como eco del interés ambiental que por esos años se expandía en todo el mundo. Se crearon así nuevos parques nacionales y represas, se habilitó y a veces se restringió el acceso y uso de cursos de agua, y nuevas políticas en el manejo de las basuras o de los líquidos cloacales fueron aplicadas. A diferentes escalas y en diversas regiones, el gobierno militar a través de medidas administrativas, obras de infraestructura y políticas de planificación, proyectó un tipo de desarrollo en el que la naturaleza ocupaba un lugar importante.

En los discursos gubernamentales de la época encontramos dos principios que se constituyen y alimentan mutuamente: por un lado, la contaminación como una amenaza letal y moral para la sociedad. Por el otro, la consciencia ambiental como promesa de sanación. Los ríos y las ciudades, agonizantes y enfermos, debían ser expurgados y purificados de las enfermedades que los aquejan. La contaminación se convertía así en un enemigo a derrotar y la protección ambiental como una restauración de dimensiones épicas.

Las palabras construyen la realidad y las metáforas bélicas y médicas pueblan las imágenes y los discursos públicos asociados a la naturaleza. Bajo lemas como “mejorar la calidad de vida” se trataba de conquistar, dominar y rediseñar la naturaleza para el crecimiento y la producción económica, exponerla para el esparcimiento y el turismo y, finalmente, reorganizarla al servicio del “desarrollo y la seguridad nacional”.

Estas nuevas preocupaciones ambientales y las sensibilidades ecológicas se vieron condicionadas por cuestiones de clase social, beneficio económico y racismo que se expresaron en la distribución desigual de costos y beneficios en el espacio. El mejoramiento de la calidad de vida para unos implicó el perjuicio ambiental de otros, y bajo la idea de beneficios de apariencia universal se escondían pasivos ambientales que fueron distribuidos desigualmente entre la población. Grandes emporios industriales y productores agrícolas se vieron beneficiados por la construcción de obras de infraestructura o la creación de parque nacionales. Los habitantes de la capital, por su parte, resultaron merecedores de un “ambiente más sano”. Mientras tanto, la basura, las aguas servidas o las inundaciones fueron “relocalizadas” del centro a la periferia sentando las bases para situaciones de desigualdad y sufrimiento ambiental para miles de personas que se perpetúan aún en la actualidad. Con este modelo de protección y cuidado ambiental, el gobierno militar agudizó las situaciones de desigualdad social existentes y generó otras nuevas, sentó las bases para desequilibrios territoriales y para el desarrollo de una sociedad en el que tanto los bienes de la naturaleza como los perjuicios ambientales fueron distribuidos de manera diferenciada.

Sede de la Central del Aborigen. Colonia Aborigen Chaco, Provincia del Chaco. Antigua Sede de las Oficinas de Administración de la Reducción de Indios de Napalpi. Foto: Carlos Salamanca, 2007.